Cómo hackear el Registry de Windows remotamente con WinRegMITM

  • 11 septiembre, 2017
  • Hacking
Hace apenas una semana, tuve la suerte de vivir una de las mejores experiencias de mi vida. Unos meses atrás, Pablo González, mi compañero de ElevenPaths, me empezó a hablar sobre algo muy chulo que acababa de salir, y de lo que se ha hablado en varias ocasiones en este blog: Los Fileless UAC bypass. Tras investigarlo en profundidad y entender el funcionamiento, empecé a pensar en la posibilidad de realizar esta técnica de manera remota. Fue así como me metí de lleno con el estudio de un protocolo de Windows que hasta la versión Windows 7, incluso el servicio venía corriendo por defecto. El protocolo en concreto es el del Registro Remoto de Windows.

Figura 1: Cómo hackear el Registry de Windows remotamente con WinRegMITM

Después de pasar un tiempo “pegándome” con él, conseguí encontrar varios problemas de seguridad en este protocolo, que permitían no solo realizar un Fileless UAC bypass de manera remota, sino otras muchas cosas que os contaré en detalle más adelante como, por ejemplo, forzar las sesiones cifradas del protocolo para que vayan sin cifrar.

Figura 2: WinRegMITM en GitHub

Con todo esto, construí una herramienta que permite aplicar de manera sencilla todas las técnicas que encontré, y escribí un artículo de investigación donde explicaba todos los problemas. Lo que vino después, fue la oportunidad de compartir mi trabajo en una de los mejores y más antiguos eventos de seguridad informática en el mundo: ToorCon.

Mi experiencia en Toorcon

Mi viaje exprés a San Diego (California), para asistir a esta conferencia, es algo que no se me va a olvidar nunca. Todo empieza conmigo en la terminal T4 de Madrid, esperando con mi portátil al lado de la puerta de embarque donde iba a coger mi avión a Dallas, desde donde posteriormente cogería otro a San Diego para dar mi primera charla internacional. Con los nervios a flor de piel y la tarjeta de embarque en la mano, dispuesto a montar en el avión, le doy mi billete a la azafata, que me dice una de las cosas que hará este viaje inolvidable:

“No puedes embarcar en el avión, tienes que pasar un control especial por petición de EEUU”.

Tras 15 minutos de registro (en el que hasta abrieron mi ordenador portátil, por lo visto no les gustaban mis pegatinas :P), me dispuse a montar en el avión, a muy pocos minutos de que despegara. Veinte horas y dos aviones más tarde estaba en San Diego. Nada más llegar al hotel, me encuentro con Chema Alonso – relajado y tomándose una cerveza después de haber dado su charla -, que rápidamente me presenta a una de las personas que ha influenciado los comienzos de muchísima gente en el mundo de la seguridad, incluido el mío propio: Kevin Mitnick.

Kevin estaba interesado en la charla que iba a presentar, y me estuvo preguntando por ella, yo estuve contándole qué es lo que hacía, y él me hizo pensar y me propuso nuevas ideas – muy buenas -, fue absolutamente genial y sin duda otra de las cosas que nunca olvidaré. Chema Alonso inmortalizó unos instantes de esa conversación.

Figura 3: Mi charla con Kevin Mitnick tras 20 horas de viaje
Al día siguiente era el turno para mi charla, me registré y me dieron una acreditación muy chula. Sabes que un evento va a ser guay cuando tu tarjeta de acreditación es una placa en la que puedes soldar algunos leds a tu gusto para personalizarla.

El ambiente en este evento es increíble, gente con mucha experiencia y conocimientos compartiendo cosas con los que menos sabemos, personas con soldadores y circuitos sentados por las mesas practicando Hardware Hacking, charlas con buen nivel técnico, etcétera. Vamos un lugar perfecto para los amantes de la tecnología y la seguridad informática. Finalmente, llegó el momento de presentar mi trabajo, que os cuento seguidamente.

WinregMITM: Simple Injection and Remote Fileless Payload Execution

Como dije anteriormente, todo se basa en el protocolo de Registro Remoto de Windows. Este protocolo es utilizado para administrar almacenes jerárquicos de datos de manera remota, y en concreto, se utiliza para administrar el registro de Windows de una máquina remotamente. Si empezamos con el estudio del protocolo, una de las primeras cosas que se puede notar, es que en algunas ocasiones la información de los paquetes va cifrada y en otras ocasiones no. Empecemos centrándonos en el caso de uso en el que el payload de los paquetes va sin cifrar.

Cuando del cliente tiene distinto nombre o contraseña que el del servidor remoto (al que se le van a hacer cambios en el registro), la autenticación que realiza este protocolo se hace de manera manual, solicitado al cliente el usuario y la contraseña, y el payload de los paquetes va sin cifrar. Teniendo esto en cuenta se me planteó la siguiente pregunta, ¿sería posible capturar los paquetes del protocolo, modificarlos y reenviarlos? Todo esto “en el aire”, es decir, el mismo paquete que sale del cliente, es modificado, y es el que llega al servidor, sin que llegue ninguna réplica del mismo antes ni después.

Me puse manos a la obra con ello, para comprobar si se realizaba algún tipo de control de integridad. Realizar estas modificaciones en los paquetes se convirtió en algo más complejo de lo que parecía ya que la capa que contiene la información que nos interesa (Remote Registry) se sitúa sobre otras capas complejas, y además no son interpretables por programas de procesamiento de paquetes como Scapy. Con lo cual, el primer problema complejo, es que tenemos que construir nuestro propio módulo que interprete los bytes en bruto de los paquetes para extraer los campos que nos interesen y modificarlos.

Figura 5: Paquete de Windows Remote Registry Service

Una vez realizado esto, llega la siguiente dificultad, una vez modificado un campo de la última capa todos los campos de control de las capas anteriores quedan inconsistentes, con lo que hay que extraer los bytes correspondientes (de la cadena de bytes que representan un paquete) a todos los campos de control de las capas anteriores, interpretarlos y modificarlos para que queden consistentes. Estos campos pueden ser longitudes, checksums, etcétera. Entre todas las capas que hay por encima (IP / TCP / NetBIOS / SMB2 / DCE-RPC ) hay aproximadamente 14 campos de control por extraer y recalcular.

Una vez modificados los campos de información que nos interesan, y recalculados los campos de control de las capas anteriores, uno podría pensar que el paquete está listo para ser reenviado al servidor remoto y que acepte el valor insertado por el atacante, pero esto no es así. Existe un factor que yo también pasé por alto la primera vez, y que me hizo comerme la cabeza unos días. En una sesión TCP/IP, se intercambian un conjunto de números de secuencia, y el cómputo de estos números de secuencia se basa en el tamaño del paquete, en concreto, en la siguiente expresión:

Next sequence number = Actual sequence number + TCP payload length (*)
(*) TCP payload length = length(IP) – length(IP.header) – length(TCP.header)

Con lo cual, si modificamos el tamaño del paquete en la mitad de la comunicación entre el cliente y el servidor, y cambiamos su tamaño, los números de secuencia empezarán a quedar inconsistentes y en consecuencia se romperá la sesión.

Para solucionar esto, lo que hice fue construir un algoritmo de corrección de estos números de secuencia, que una vez modificada la longitud de un paquete, fuera recalculando “en el aire” los números de secuencia para el cliente y el servidor de antes y después de modificar dicho paquete. De esta forma, cuando modifiquemos el tamaño de un paquete, iniciaremos una sesión TCP/IP simulada por mi algoritmo que mantendrá la conexión estable.

Figura 6: Aplicación de correcciones en la sesión TCP

Una vez tuve todo esto realizado, puede comprobar como no se hacía ningún control de integridad del contenido de los paquetes, y por lo tanto, se podían modificar a tu antojo, permitiendo entre otras cosas, la inserción remota de código en el registro de la máquina de la víctima, que puede provocar el compromiso de la misma con máximos privilegios, como se puede ver en el siguiente vídeo.

Figura 7: WinregMITM: Simple Injection and Remote Fileless Payload Execution

Por último, encontré otra cosa muy chula en relación al cifrado de la información que realiza el protocolo. Como he explicado anteriormente, en ciertas ocasiones el protocolo cifra el payload de los paquetes que se intercambian, en concreto esto se realiza cuando tanto el cliente como el servidor que se están comunicando tienen el mismo usuario y contraseña. En la siguiente capturas del proceso de autenticación a nivel de paquete podemos comparar el paquete de una sesión cifrada y de una sin cifrar.

Figura 8: Paquete de autenticación sin cifrar
Figura 9: Paquete de autenticación cifrada

Podemos ver que la única diferencia radica en la respuesta a un paquete OpenKey por parte del servidor. En una conexión sin cifrar, el usuario no tiene permisos y le responde un fault, en una conexión cifrada le responde un success. Si inspeccionamos un poco más en profundidad el contenido de este paquete

Figura 10: Detalles del paquete

Podemos observar que las capas que cambian no contienen ningún tipo de información que identifiquen ese usuario concreto o esa sesión en concreta, todo eso está en capas superiores. Por lo tanto, ¿qúe sucedería si extraemos la capa DCE/RPC de un paquete fault y la sustituimos “en el aire” en una sesión que se supone que debe ir cifrada, por la capa DCE/RPC de la respuesta success? El resultado es que el usuario no nota absolutamente nada, pero la autenticación se realiza de manera distinta y el payload de los paquetes comienza a ir sin cifrar, como puede verse en el siguiente vídeo,

Figura 11: PoC de cómo se puede eliminar el cifrado con WinRegMITM

Como se puede ver en el video, adicionalmente al proceso de forzar la autenticación para que vaya sin cifrar, le añadí una característica a la herramienta para que permitiera romper una conexión en curso entre el cliente y el servidor, obligando al usuario a volver a autenticarse y en ese momento poder forzar que la sesión vaya sin cifrar.

Conclusión

Como conclusión, primero hay que indicar que la herramienta puede ser descargada de aquí, y se debe avisar de que este protocolo es utilizado comúnmente en algunas empresas para gestionar el registro de manera más cómoda, incluso si miras en tu ordenador corporativo, puede que el servicio este corriendo. Debido a los problemas presentados, esto puede poner en riesgo la seguridad de tu información, con lo cual, yo recomendaría desactivarlo o añadir otra capa de protección que permita garantizar la confidencialidad e integridad de los paquetes que se intercambian. Una medida más que debes tener en cuenta para fortificar tu Windows.

Autor: Santiago Hernández, Security Researcher en ElevenPaths


Source: El lado del mal




No hay comentarios


Puedes dejar el primero : )



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *